jueves, 13 de octubre de 2011

El arte de administrar en socialismo

Subido por: Aniuska Melendez
Analizado por: Yohana Melendez

UN ARTE:

Sin duda alguna, administrar es un arte. Depende del sabio equilibrio entre recursos, producción, distribución y satisfacción de las necesidades.

En nuestras Universidades tradicionales, los administradores fuimos formados para el capitalismo y para el arte de administrar empresas, preferiblemente “privadas”.

Antaño, en los 5 años de formación de un Licenciado en Administración, casi nunca se oían ejemplos de empresas que no fueran privadas capitalistas. La Universidad tradicional burguesa sigue produciendo administradores para la explotación del hombre por el hombre.

EL CAMBIO VA:

Por supuesto que en nuestras nuevas Universidades Populares del Cambio Revolucionario, se ha organizado el currículo para administrar las Empresas Sociales.

La nueva Ley de Empresas Sociales, la cual pretende nacionalizar al Gobierno, es decir, imponer una nueva legalidad a las empresas en poder del Gobierno, para que sean administradas por las Comunidades Organizadas, es un instrumento poderoso que significará un salto enorme en la aparición masiva de las nuevas Empresas Sociales.

UN CAMINO AL SOCIALISMO:

Toda empresa, social o no, necesita un Órgano Administrativo, que lleve la memoria administrativa y promueva el curso de la producción.

Todas las Empresas Sociales o Capitalistas, producen algo. O producen bienes y productos o producen servicios. La diferencia de la Empresa Social con la Empresa Privada Capitalista, consiste en que a esta última, la mueve el lucro, el mercadeo, el ansia de aumentar el capital patrimonial de sus dueños. A la Empresa Socialista la mueve el bien común, la necesidad de satisfacer las carencias del pueblo empezando por sus trabajadores.

EMPRESA SOCIAL:

En la Empresa Social, debemos impregnar todo el discurrir de la producción en la filosofía del Bien Común, pero cuidando la eficiencia y la calidad.

El sambenito que nos tienen acostumbrados los burgueses, en relación a que toda Empresa Pública o Social “tiene que ser mala, ineficaz, improductiva y sus productos o servicios de mala calidad” es una realidad martilleante en todos los medios privados. Para ellos no hay otro camino que el capitalismo y la privatización, el que se salga de este riel, es una caricatura de “empresa”.

EL MOTOR ADMINISTRATIVO SOCIALISTA:

Yo lo concibo colectivo, colegiado, pero con responsabilidades bien definidas. Cero Jefazo!, pero con mucha energía y Calidad Administrativa.

En un Consejo Comunal o Comuna con Empresas Productivas, en cada una de ellas debe existir un núcleo administrativo especializado que impulse la empresa. Los integrantes de este MOTOR, deben estudiar, prepararse y saber como hacer las cosas.

Es difícil administrar, si por ejemplo uno no tiene un contabilista o registrador de operaciones. A lo mejor no tiene que ser un Licenciado en Contaduría, pero si debe entender las reglas del juego contable, de las relaciones bancarias y su conciliación, de los equilibrios del costo de producción con sus componentes de materias primas, gastos directos, indirectos y mano de obra. Una falla en estos asuntos es la principal causa de quiebre de millones de empresas de todo tipo en el Mundo.

Lo que introduce un nuevo giro en la Administración Socialista es que por ejemplo, el obrero no es un individuo esclavizado y torturado por el violento ritmo de la rutina de producción, sino un ser social, que tiene vida propia, anhelos y necesidades, las cuales la empresa social debe solucionar a como de lugar. Sin embargo la capacitación y las exigencias para producir con calidad, deben ser incluso más firmes que en la empresa capitalista, pues se produce para todos, para la vida.

En el Capitalismo se impone raras veces la “caridad con los trabajadores”, caridad que a veces sale rarísima. En el Socialismo se impone la “justicia social” como un derecho inalterable.

UN CAMINO DIFICIL:

El dueño ve a sus empleados como piezas de una maquinaria que le produce dinero. Si fallan, simplemente las desecha sin remordimientos, es más, cuando falla el mercado, lo primero que piensa el dueño es reducir la nómina., aumentar el desempleo o paro como le dicen en España. La crisis del Capitalismo se mide especialmente por los “parados” y no por la reducción en la Sagrada Ganancia.

Los Gerentes Sociales, obreros y empleados, en el colectivo, son parte de la producción y de los beneficios. En primer lugar la Empresa Social, vela por su capacitación, por su salud, por sus necesidades como ser humano y está en la obligación de solucionarlas, sin excusas. Para ello se hace notoria y vital la EFICIENCIA ADMINISTRATIVA, para mantener el equilibrio de producir y poder hacer frente a los costos, incluyendo el costo social de empleados y obreros y del pueblo en general.

En segundo lugar, los productores sociales en general, se deben beneficiar de los productos y servicios que produce su Empresa Social.

LA ECUACION SOCIALISTA:

En el capitalismo, al costo de producir se le suma la GANANCIA y esto determina el PRECIO DE VENTA principalmente, a veces (muy pocas) atendiendo a las llamadas leyes del mercado de oferta y demanda. En realidad la intención es producir para enriquecer a una minoría insaciable.

En el Socialismo, se produce en forma planificada, con seres humanos satisfechos y participativos y el costo de producción es un reflejo del servicio social que se presta, es decir, el producto no se regala, pero su precio es social, es el límite superior de un beneficio para los productores y la colectividad. No existe la ganancia acumulada, sino el mejoramiento de la calidad y cantidad del producto para beneficiar a más y más personas. El excedente en el socialismo, no es para el bolsillo de nadie en particular, sino para incrementar la producción, bajar los costos, aumentar la calidad y servir mejor.

Es un refrescante y bello paradigma el de la Administración Socialista en donde el objetivo es beneficiar a muchos.

Un Gerente Capitalista se mide por la ganancia que explota su empresa. Un Gerente Socialista se mide por la satisfacción de las necesidades de un colectivo mediante la difusión de sus productos y servicios de alta calidad.

No puede el Capitalismo sobrevivir, a pesar de sus contradicciones, su ferocidad y egoísmo, su exterminio del ambiente, frente a una Producción Socialista, planificada, ecológica, de altísima sensibilidad hacia sus trabajadores y a un precio de venta lo más bajo que se pueda, casi rozando el cero.

Ser pobre significa no tener necesidades satisfechas, tales como comida, vivienda y educación. Se deja de ser pobre cuando podemos obtener comida de alta calidad a un bajo precio, vivienda y hábitat de alto nivel ecológico y sobre todo educación básica, media, técnica y superior, diversificada y GRATIS..

Para dejar de ser pobre, no necesariamente se necesita ganar mucho dinero, sino ganar muchísima CONCIENCIA. Mucha ciencia!...

Por: Francisco Natera A (*)

http://www.aporrea.org/ideologia/a83644.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada